Sleeve Gástrico

/Sleeve Gástrico
Sleeve Gástrico 2019-08-26T09:58:28+01:00

Sleeve Gástrico o Manga Gástrica

¿En qué consiste?

El Sleeve Gástrico es uno de los tratamientos contra la obesidad más efectivos que existen actualmente. Este método consiste en reducir el tamaño del estómago en un 80%, extrayendo ¾ partes del mismo mediante cirugía laparoscópica.
De esta manera, el estómago adquiere forma de tubo consiguiendo una restricción de la cantidad de alimentos que se ingiere pero sin dejar de absorber todos los nutrientes consumidos. Además, la extirpación parcial del estómago hace que el paciente segregue menos ghrelina, una hormona reguladora del apetito con lo que disminuye la ansiedad por comer.

Procedimiento

El Sleeve Gástrico siempre debe ser realizado por un cirujano bariátrico en un centro sanitario autorizado.

  1. Antes de comenzar el tratamiento es necesario realizar un estudio médico para determinar el estado de salud del paciente. Se consulta su historial médico y se realizan diferentes pruebas como el estudio antropométrico, estudio hormonal, electrocardiograma, radiografía y estudio del tránsito esofagástrico.
  2. Dos semanas antes de la cirugía el paciente debe llevar una dieta supervisada por el nutricionista.
  3. La intervención tiene una duración de una hora, o menos en caso de cirujanos muy experimentados y se realiza por de laparoscopia. Antes de la operación se llena el estómago con dióxido de carbono para expandirlo y poder maniobrar mejor. A continuación se hacen de 2 a 5 incisiones de 5 a 10 mm para introducir el instrumental quirúrgico y el laparoscopio a través de pequeñas cánulas.
  4. Una vez terminada la intervención se libera el gas y se suturan las incisiones.
  5. Tras la intervención el paciente generalmente queda ingresado 2 noches en el hospital.
  6. Después de la cirugía hay que reintroducir la alimentación de forma progresiva, con 2 semanas de dieta líquida y 2 semanas de dieta triturada, hasta que finalmente se incorporan alimentos sólidos. Se calcula que a los 2 meses podrá comer con normalidad, incluyendo una alimentación saludable y equilibrada.
  7. Los resultados se empezarán a notar desde el primer día, aunque es a partir del 2º mes tras la intervención cuando se hace más visible. El proceso de cambio físico continuará hasta el primer año, que será cuando se habrá conseguido llegar al peso esperado.

Seguimiento

Después de que la persona se someta al tratamiento del Sleeve Gástrico, a diferencia de cuando se somete a otra clase de tratamientos, no precisará de controles médicos. Aun así, el doctor se mantendrá en contacto con el paciente durante dos meses para seguir su evolución.

Apropiado para

El Sleeve Gástrico está indicado para personas que padecen obesidad severa y mórbida con un IMC mayor de 40, especialmente si llevan otras patologías asociadas a la obesidad como hipertensión, diabetes, síndrome de apnea, enfermedades coronarias, etc.
Es uno de los mejores tratamientos que existen hoy en día, con unos resultados notorios sobre todo a partir del segundo mes de la operación. Este proceso de cambio físico y de salud durará hasta el primer año, que será cuando se habrá conseguido llegar al peso esperado.
Ventajas

  • Cirugía mínimamente invasiva con un postoperatorio menos molesto
  • Se consigue una reducción de estómago en un 80%
  • El paciente podrá perder entre el 70%-80% del exceso de peso.
  • El funcionamiento normal del estómago no se ve afectado por la cirugía, sólo su capacidad.
  • El paciente sentirá apetito y disfrutará de la comida pero con una mayor sensación de saciedad.
  • Aumento de la autoestima y disminución de la ansiedad provocada por el exceso de peso.
  • Las enfermedades asociadas con la obesidad tienden a disminuir.

Resultados

Los resultados del Sleeve Gástrico son excelentes. Gracias a esta reducción de estómago los pacientes con obesidad podrán lograr perder el exceso de peso de forma progresiva, alcanzando sus objetivos en el periodo de un año.
Además, cuenta con la ventaja de ser una intervención muy poco invasiva que permite la incorporación a su rutina diaria en muy poco tiempo.
Los pacientes pueden seguir disfrutando de la comida, simplemente se saciarán antes con mucho menos cantidad. Esto, acompañado de una alimentación saludable y equilibrada le llevará a mantener el equilibrio en su peso.